El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro dijo que si el Poder Electoral confirma que la oposición cumplió con los requisitos para activar un referendo que revoque su mandato se someterá a este proceso y aseguró sentirse confiado en que “el pueblo” no le va a fallar.

“Si llegara a darse (...) como lo establezca el Poder Electoral, bajo su rectoría absoluta, si llegara a decir ‘se recogieron las firmas’ (para activar el revocatorio), vamos al referendo y punto, y vamos a salir a las calles y confío en el pueblo venezolano, que el pueblo no me va a fallar”, dijo en su programa “En contacto con Maduro”.

Aclaró que si el Consejo Nacional Electoral (CNE) llegara a decir que no se recogieron las firmas, esta también será “palabra sagrada”, y advirtió que quien salga a “hacer violencia” para protestar esta decisión “sencillamente será contenido con la ley, con la Constitución, con las fuerzas del orden”.

Indicó que su gobierno tiene “el derecho constitucional” de ver todas las firmas que la oposición recogió la semana pasada para solicitar la activación del revocatorio, pues se trata de un documento público, de una “manifestación de voluntad pública”.

Advirtió que si se llega a descubrir que hay rúbricas falsificadas tomará acciones legales y hará una “demanda de resarcimiento” para los afectados en contra de la alianza opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD).

“Lo anuncio, tengo ya el equipo jurídico de abogados venezolanos, firma falsificada, demanda asegurada, para que se dejen aquí de trampa”, dijo.

“Una opción, no una obligación”

Maduro también dijo que el revocatorio es “una opción” y no “una obligación” y apuntó: “Yo diría que no es necesario para el país porque nuestra prioridad máxima este año y los años que están por venir, sobre todo este año y el próximo, es la emergencia económica, es producir, es crecer económicamente”.

Apuntó que “sin ser brujo” ya sabe que hay un “desastre” en este “intento de la derecha venezolana por activar este referendo”, una declaración que hizo tras escuchar las aseveraciones del alcalde del municipio caraqueño de Libertador, Jorge Rodríguez, a quien designó como líder de una comisión oficialista para revisar las firmas.

En el mismo programa, Rodríguez dijo estar seguro de que la oposición “infló” las cifras de firmas recolectadas “en más de un millón”, al desestimar lo dicho por la MUD que aseguró el lunes haber entregado al Poder Electoral 1,850,000 rúbricas, muchas más de las 195,721 solicitadas por el CNE como requisito para activar el referendo.

La oposición venezolana aseguró que el CNE empezará a verificar las firmas con testigos de la MUD y del gobernante Partido Socialista de Venezuela (PSUV).

Una vez completado este paso, la oposición deberá entregar un documento solicitando la activación del referéndum revocatorio para que, posteriormente, unos 4 millones de personas acudan a los centros de votación que disponga el Poder Electoral y decidan si desean o no revocar al jefe de Estado.

Tras esta fase, el CNE tiene 90 días para convocar el revocatorio, un proceso similar al de una elección presidencial.