La máxima ilusión de un niño con cáncer ha generado polémica en España. Mientras él sueña con ser torero, antitaurinos le critican en redes sociales.