Un grupo de niños encontró una bomba de origen militar sin detonar al sureste de Portland, Estados Unidos y decidieron llevarla para jugar a casa de uno de ellos, informó el Departamento de Policía del estado.

Los niños se encontraban en el parque Oaks Bottom Wildlife Refuge y cuando iban de regreso a casa se tropezaron con el artefacto.

Charlie Roberts, de 14 años, declaró que se dio cuenta de inmediato que era algún tipo de explosivo. "Estaba oxidado y esas cosas, pero todavía tenía la tapa en la parte frontal y todo. Parecía semi intacta, como si no se hubiera disparado ni nada", dijo.

Roberts y sus amigos decidieron que era mejor sacarlo del parque por eso se la llevaron a su casa. Fue entonces cuando su familia decidió llamar a la policía. Las autoridades se presentaron inmediatamente con equipos espaciales de explosivos.

Los equipos de seguridad evacuaron casas cercanas como medida de precaución. Los técnicos en bombas declararon que el dispositivo media 30 centímetros y era muy viejo, pero aún era muy peligroso, informó el canal "FOX12".

Anteriormente las autoridades han encontrado este tipo de artillería enterradas o bajo el agua. Aunque no es muy común encontrarlas, las autoridades pidieron a los ciudadanos no tocar esos objetos ya que podrían resultar peligrosos.