Autoridades chinas detectaron que altos niveles de cianuro permanecen en la zona donde ocurrieron diversas explosiones el pasado 12 de agosto, en la ciudad china Tianjín.

Tian Wiyong, funcionario del Ministerio de Protección del Medio Ambiente, informó que el cianuro se detectó en ocho de 25 puntos de monitoreo colocados en la zona de advertencia.

Sin embargo, lo más preocupante es que en uno de los punto los los niveles exceden 356 veces el límite admisible.

Las autoridades municipales han declarado que que la calidad del aire y el agua fuera de la zona de la explosión se encuentran en un rango normal.

Pero los ciudadanos que viven en las cercanías han expresado su preocupación por las consecuencias a largo plazo en la salud y medio ambiente.

Las explosiones ocurrieron en un almacén donde se encontraban 700 toneladas de la sustancia altamente tóxica. Al menos 114 personas fallecieron y 69 aún no han sido encontradas, informó la cadena estadounidense “CNN”.