La llegada del virus zika a República Dominicana parece ser inminente, debido a la proximidad de la nación con otros países donde ya se ha evidenciado el brote. Previendo esta premisa que podría llegar a ser realidad, el Ministerio de Salud Pública ha puesto en marcha una serie de medidas tendentes a prevenir su incursión en territorio dominicano.

Esta enfermedad, según han afirmado especialistas de salud, no es letal; sin embargo, su posible propagación ha puesto en suspenso a gran parte de la población.

La ministra de Salud, Altagracia Guzmán Marcelino, informó ayer que plantean incluir en el protocolo oficial de prevención del zika la recomendación de evitar los embarazos mientras exista riesgo o circule la enfermedad por el país.

La posible puesta en marcha de esta medida se debe a que, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el virus podría incrementar la posibilidad de microcefalia, –tener la cabeza de tamaño menor de lo normal– así como el síndrome de Guillain Barré y otras manifestaciones autoinmunes, además de que se han identificado trastornos  auditivos, visuales e incluso la muerte fetal.

Opinión de un experto

El pediatra infectólogo Jesús Feris Iglesias explicó que al parecer el virus del zika es altamente teratógeno, es decir, que produce malformaciones en el embrión o feto.

Dijo que si este virus, que tiene predilección por el sistema nervioso central, afecta durante el primer trimestre del embarazo, que es el tiempo de formación de los órganos, puede interrumpir el crecimiento cerebral.

La Ministra de Salud indicó que se prevé iniciar un proceso de capacitación al personal médico de los hospitales sobre el diagnóstico, tratamiento y protocolos de actuación ante este virus, destacando que el tratamiento de esta patología en una mujer en estado de gestación es diferente al que se le puede aplicar a una que no está embarazada, debido a que ciertos medicamentos pueden dañar al feto.

Feris Iglesias resaltó que los ginecobstetras deben realizar sonografías y si notan poco crecimiento cerebral, entonces hacer estudio de PCT RT para determinar que esté o no el virus en el líquido amniótico y luego conversar con la embarazada de lo conveniente o no de interrumpir el embarazo.

“Medida poco práctica”

Pese al riego que podría enfrentar una mujer, si contrae el zikavirus durante el tiempo de gestación, de acuerdo  con especialistas de la salud, la recomendación de Altagracia Guzmán podría no ser la correcta, tomando en cuenta las debilidades que tiene el país en materia de salud.

Para la ginecóloga obstetra, Lilliam Fondeur, esta medida no es tan fácil como la plantea la funcionaria.

La especialista en temas de infertilidad y factor femenino manifestó a Metro que “si fuera tan fácil no salir embarazada en este país ya hubiésemos reducido los embarazos no deseados y los embarazos en adolescentes”.

Destacó que muchas mujeres son embarazadas de manera forzada, por falta de educación sexual o por falta de acceso a anticonceptivos.

Destacó que ninguna ministra puede decir de una manera abierta que no se embaracen, cuando no están todas las herramientas necesarias para ello, tales como educación y acceso a métodos anticonceptivos.

“Todavía hoy, la farmacia del pueblo no vende ni ofrece ningún tipo de anticonceptivos, ni siquiera el preservativo. Además de eso, tenemos una gran cantidad de mujeres, sobre todo niñas menores de 15 años, que son  violadas por una persona de su entorno”, resaltó Fondeur.

Indicó que decirle a una persona cuándo debe embarazarse sin tener ningún problema de salud, “es una medida poco práctica, porque si fuera así, nuestras adolescentes por habérselo dicho no se embarazarían”.

“Otras soluciones”

Aclaró que hay casos excepcionales. “No es lo mismo que a una paciente con lupus eritematoso o cardiopatía grado 4 un médico le recomiende que no se embarace; es diferente a que haya una posible epidemia, que se puede resolver de una manera más efectiva”.

Entre las acciones que sí se deben emprender, citó mantener la ciudad limpia. “Eso es lo que como sociedad tenemos que hacer, porque no es solamente el zika, sino otras infecciones; además, utilizando repelentes, los cuales deberían ser más económicos para toda la población”, comentó.

“Además sería oportuno tener mosquiteros, y ojalá de una manera gratuita, en esos entornos donde es más frecuente tener depósitos de basura”, expresó la galena.

Dijo que ante casos aislados lo que le corresponde al país es recoger toda la basura, dotar a la población de información para que no esté ni siquiera cerca de esa zona; utilizar mosquiteros y repelentes, “pero no decirles no tengas relaciones sexuales si no le van a dar ni si quiera los preservativos ni los medios anticonceptivos”, concluyó Fondeur.