Cuando se recibe un diagnóstico de cáncer muchas personas dan por sentado que tendrán que someterse a quimioterapia o radiación, pero el panorama para las pacientes con cáncer de seno puede ser distinto gracias a una prueba.

El oncólogo José Cangiano Lespier explicó que la prueba permite conocer la biología del tumor para así determinar qué tratamiento es más efectivo para combatirlo. Ahora bien, la prueba solo es efectiva en pacientes con receptores de estrógeno positivo y un Her-2/nue negativo. “Se evalúan 21 genes del tumor y eso te dará un resultado matemático y el número va del cero hasta el 100. Esto nos da un valor predictivo de la probabilidad de que vuelva el cáncer y tiene un valor de respuesta de a quién le conviene un tratamiento de quimioterapia y a quién no”, cuenta.

“Este valor numérico se ha definido de tres formas: de cero a 18 tenemos un valor absoluto y definitivo de que no hay una mejoría. Al darle quimioterapias le estás dando más efectos secundarios, sin ningún beneficio. Otros son los que tienen más de 31. El riesgo de no darle quimioterapia sobrepasa la probabilidad de que esto regrese, es decir, estas mujeres tienen un beneficio de recibir el tratamiento”, detalló el doctor.

Explicó, además, que el rango intermedio, entre 18 y 31, se lleva a otra evaluación, que analiza la edad, historial familiar y el tamaño del tumor. “Cuando tenemos un diagnóstico de cáncer de seno los médicos oncólogos nos fijamos en varias cosas: número uno, es el tamaño; segundo, son los nódulos axilares, y tercero, las metástasis; es decir, si ese tumor se ha regado en el lugar”, explicó.

Entonces, después de este análisis, se determina si la paciente es elegible para un tratamiento hormonal.

La prueba llamada Oncotype Dx no es invasiva para la paciente, ya que se le realiza al tejido biopsia o al tumor extirpado en cirugía. Aunque parecería que por las particularidades del cáncer no muchas se pueden beneficiar de esta prueba, se estima que anualmente en Estados Unidos se diagnostican 120 mil mujeres que tienen estas características.

Estudios señalan que las mujeres con un cáncer de seno con receptores de estrógeno positivo, un Her 2 nue negativo y nódulos negativos, no presentaron recurrencia cinco años después de haber sido tratadas solo con terapia hormonal.

“En mi práctica yo he realizado alrededor de 200 pruebas de estas en los últimos cuatro años; solamente en un 3% yo he tenido que cambiar mi decisión de darle quimioterapia cuando yo pensaba que no la tenía que dar. Solo a seis pacientes les tuve que dar quimioterapia. Con toda probabilidad, si yo no hubiera hecho la prueba este número sería más alto”, apuntó Cangiano Lespier, quien además explicó que al cambiar al tratamiento hormonal los efectos secundarios son menores.

De hecho, recientemente la revista de medicina New England Journal of Medicine publicó los resultados del estudio de la organización ECOG_ACRIN, endosado por el Instituto Nacional del Cáncer (NCI por sus siglas en inglés) y por el Instituto Nacional de la Salud, el cual demostró que los participantes que obtuvieron un puntaje de recurrencia bajo utilizando la prueba, recibieron terapia hormonal sin quimioterapia, y estos tuvieron un riesgo de recurrir de menos de 1 %.

Es este estudio, que se conoce bajo el nombre Trial Assigning IndividuaLized Options for Treatment (Rx) o TAILORx, participaron un total de 10,273 pacientes en 1,182 centros en Estados Unidos, Australia, Canadá, Irlanda, Nueva Zelanda y Perú.