El secretario del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), Reinaldo Pared Pérez, informó ayer que esa entidad enviará al Reformista Social Cristiano una contrapropuesta para tratar de salvar la oferta de alianza electoral con miras a los comicios de 2016.

Pared Pérez ponderó que después de este “replanteamiento”, “serán ellos”, los reformistas, quienes decidirán si irán o no aliados a las elecciones presidenciales, congresionales y municipales.
Explicó que el impasse se debe a algunas aspiraciones de candidaturas que tiene el PRSC, en las que el PLD no puede ceder.

“Ellos dan por terminadas las conversaciones (…) Nos reunimos y dijimos que aceptábamos que ellos fueran en seis provincias sin alianza y en algunos municipios que ellos nos habían solicitado, que son dirigidos por nosotros, pero hay casos que no podemos ceder, como es el caso de Las Matas de Farfán y Jarabacoa”, detalló Pared Pérez, en declaraciones a la prensa.

El domingo, el Partido Reformista Social Cristiano (PRSC), en voz de su secretario general, Ramón Rogelio Genao, anunció un rompimiento de las negociaciones.

Calificó como “prácticamente imposible” llegar a un acuerdo electoral con el partido oficialista, que “dispuso que sus miembros acudan a convenciones internas, a disputarse posiciones que supuestamente habían sido acordadas”.

Genao informó que “de manera oficial el PRSC da por concluidas las conversaciones con el PLD en busca de una alianza electoral, por entender que la reserva establecida a los fines por el PLD no se corresponde con los objetivos y potencial electoral del PRSC, por lo que resulta prácticamente imposible cualquier entendido”.

Politólogos

“El hecho de que estos partidos no formalicen alianzas para las elecciones del 2016, alterará muy poco el resultado de las elecciones”, opinó ayer el politólogo y estratega electoral Belarminio Ramírez, quien afirmó que las condiciones que puso el reformismo al partido oficialista “eran para que el pacto no se diera”.

Ramírez  afirma que “de mantenerse la actual tendencia de conducta electoral, Danilo Medina ganará fácil las elecciones con más del 60 por ciento de los sufragios”. Se refiere a que “en el nivel presidencial el PRSC no sacará una votación significativa, pero la estrategia de los reformistas está enfocada en mantener el privilegio de partido mayoritario, buscando los votos en los niveles congresuales y municipales”.

Para el también politólogo Freddy Ángel Castro, presidente del Grupo Estratégico Gobierno y Democracia, este distanciamiento “no es definitivo”.

“Yo creo que ambos partidos tienen oportunidad de pactar y negociar nuevos espacios de poder, sobre todo porque el Partido de la Liberación Dominicana está en el mando y a partir de esa primicia ellos podrían recomponer las relaciones”, expresó.

Castro habla sobre la necesidad de esperar que el proceso avance más. Entiende que se trata de un “impasse del momento” y que “el partido gobernante puede compensar a los disgustados del reformismo con posiciones en la administración pública y en el servicio exterior”.