El año nuevo es un momento de transición y cambio, la mayoría de las personas lo reciben con el regocijo propio de las posibilidades renovadas y las oportunidades por descubrir. Sin embargo, para otras personas es un tiempo sinónimo de tristeza, angustia y una severa autoevaluación, que lejos de ser positiva se transforma en una sensación de fracaso provocado por altas expectativas no satisfechas, dejando como consecuencia una sensación de inconformidad.

Hay quienes reciben el año enfrentando circunstancias difíciles como por ejemplo: La ausencia de un ser querido por la imposibilidad de estar juntos o por fallecimiento, una ruptura sentimental traumática, la pérdida de un empleo, problemas económicos, etc. Estas situaciones generan sentimientos de desesperanza, añoranza y vacío, que en ocasiones provocan un alto nivel de estrés.

Todas estas emociones, de no ser manejadas adecuadamente, se pueden manifestar de distintas maneras, presentando síntomas marcados de depresión y ansiedad, y pueden convertirse en un factor que afecta la salud mental del individuo.

Recomendaciones para un año nuevo con salud mental:

• Cierra capítulos inconclusos, enfócate en dejar atrás sentimientos de rencor, amargura y deseos de venganza. Recuerda que el perdón da paz y la paz da salud mental.

• No seas severo a la hora de pasar balance de tus resoluciones no cumplidas, haz una introspección retrospectiva enfatizando en las metas alcanzadas y en las lecciones aprendidas. Descubrirás que lograste cosas que no estaban en tus planes y que no valoraste.

• Identifica las metas que deseas alcanzar este nuevo año, enfocándote en las que son alcanzables y realistas de acuerdo a tu situación y circunstancias. Plantearte objetivos utópicos no es ser entusiasta, es abrirle la puerta a la decepción y frustración.

•Es de suma importancia que establezcas plazos racionales para cada una de tus metas, diseña un plan de acción enumerando tus objetivos y los recursos necesarios para alcanzarlos.

• Rodéate de personas positivas, motivadas y con intereses y aspiraciones similares a los tuyos. Recuerda que no estás solo, siempre hay alguien dispuesto a escuchar tus preocupaciones, inquietudes y sentimientos.

Es importante que sepas que “la salud mental es un estado de bienestar en el cual el individuo es consciente de sus propias capacidades, puede afrontar las tensiones normales de la vida, puede trabajar de forma productiva y fructífera y es capaz de hacer una contribución a su comunidad” (OMS).

Aprovecha que tienes 365 días para alcanzar tus metas, aprende a disfrutar el recorrido y el paisaje mientras llegas a tu destino.