El papa Francisco nombró en  el país a monseñor Francisco Ozoria Acosta nuevo arzobispo de la Arquidiócesis de Santo Domingo, quien se declaró “sorprendido” por la elección y aseguró que dará continuidad a la misión de la Iglesia.

“Seguro que este nombramiento ha sido una sorpresa para ustedes y para todo el país. Les aseguro que el primer sorprendido he sido yo”, dijo monseñor Ozoria Acosta.

El nuevo arzobispo de Santo Domingo tiene 64 años y viene a sustituir al cardenal Nicolás de Jesús López Rodríguez, cuya renuncia como arzobispo de la capital dominicana fue aceptada, según informó el Vaticano.

En su discurso ante la Iglesia y los diferentes medios de comunicación, el nuevo arzobispo destacó: “Fui sorprendido cuando el 1 de febrero de 1997, el hoy San Juan Pablo II me nombró como primer obispo de la nueva Diócesis de San Pedro de Macorís. Hoy, con profundo sentido eclesial, agradezco al Santo Padre Francisco el inmerecido nombramiento de Arzobispo Metropolitano de Santo Domingo, como sucesor de Su Eminencia Nicolás de Jesús Cardenal López Rodríguez. Aprovecho para decir aquí con mucha satisfacción que fui ordenado sacerdote por él, fui sacerdote de su primera Diócesis, San Francisco de Macorís, y en mi ordenación episcopal, lo escogí como Obispo ordenante principal. Esto quiere decir que hay unos vínculos profundos que me unen al señor Cardenal”, apuntó.

Desafíos

Para el nuevo arzobispo constituye un gran desafío, primero, sustituir a un pastor de la categoría del Cardenal Nicolás López Rodríguez y segundo, la amplitud y complejidad de esta Arquidiócesis. “No es lo mismo 500 mil habitantes, que casi 5,000,000 de habitantes, la diferencia es sólo de unos cuantos ceros”, dijo.

Misión

“Quiero unirme a los obispos auxiliares, sacerdotes, diáconos, religiosos, religiosas, institutos seculares y laicos integrados o no, en movimientos, grupos o asociaciones, en todo lo que tiene que ver con nuestra común misión evangelizadora”.