Más de 20 mil correos electrónicos del Comité Nacional Demócrata (DNC, por sus siglas en inglés) haciendo expresiones sobre cómo Hillary Clinton podría vencer a Bernie Sanders salieron a la luz pública ayer, luego de que el portal Wikileaks publicara la información a horas de la sesión inaugural de la Convención Nacional de Partido Demócrata en Filadelphia, Pennsylvania.

Los controversiales correos provocaron casi de inmediato la renuncia de Debbie Wasserman Schultz, presidenta del DNC. Sin embargo, esa renuncia será efectiva al final de la convención y en un comunicado indicó que abrirá y cerrará el evento.

“Me referiré a nuestros delegados sobre lo que está en juego en esta elección no sólo para los demócratas, sino para todos los estadounidenses”, aseguró Wasserman, indicando que hoy ofrecerá un breve mensaje en la apertura de la convención.

No obstante, durante la Convención será la representante de Ohio, Marcia Fudge, quién llamará al orden y cerrará la sesiones, según lo estableció el Comité de Reglas. Por otro lado, trascendió que Donna Brazile, vicepresidenta del DNC, será la presidenta interina mientras se elige al nuevo líder del Comité.

Según fuentes de CNN, además, el secretario de Vivienda y Desarrollo Urbano, Julián Castro, es uno de los posibles sucesores de Wasserman. Castro es exalcalde de San Antonio y es de ascendencia mexicana. Su nombre también había sonado como uno de los favoritos a la vicepresidencia demócrata, como compañero de papeleta de Clinton.

La publicación de Wikileaks surge después de que culminara la investigación del Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés), en contra de Clinton y concluyera que no presentarían cargos en su contra, pese a haber encontrado evidencia de que la exsecretaria de Estado había recibido y enviado correos electrónicos desde un servidor personal instalado en el sótano de su casa, que contenían información confidencial o ultra secreta de la nación estadounidense, lo que podría representar una amenaza de seguridad nacional. Sin embargo, el director del FBI, James Comey, indicó que no existía evidencia de que Clinton intentará violar, de forma intencional, leyes del Gobierno. Los demócratas no se han recuperado de ese golpe, cuando un segundo los golpea, nuevamente por correos electrónicos. Respecto a este segundo golpe y la renuncia de Wasserman, el senador Bernie Sanders se expresó.

“Debbie Wasserman Schultz ha tomado la decisión correcta para el futuro del Partido Demócrata. Al tiempo que se merece el agradecimiento por sus años de servicio, el Partido ahora necesita un nuevo liderazgo que abra las puertas de la colectividad y dé la bienvenida a las personas trabajadoras y a los jóvenes. La dirección del partido también debe permanecer siempre imparcial en el proceso de nominación presidencial, algo que no ocurrió en la carrera de 2016”, apuntó el exaspirante a la presidencia.

De inmediato, el candidato republicano a la presidencia, Donald Trump, reaccionó a través de cuenta de Twitter, escribiendo en distintos tuits que Sanders parece haber perdido energías para luchar y está tratando de evitar la nueva controversia de los correos electrónicos que resutlaron en su contra. Además, dijo que la convención demócrata se está “agrietando” y que si eso hubiese sucedido en el contexto de la convención republicana, la prensa hubiera sido más agresiva.

Hace apenas dos semanas, precisamente, Sanders endosó finalmente a Clinton, luego de una serie de negociaciones que lograron que se incluyeran ideas del senador dentro del programa de gobierno propuesto por la virtual candidata demócrata a Casa Blanca. Sobre lo sucedido y la renuncia de Wasserman, también se expresó en entrevista con Metro la delegada demócrata por Puerto Rico, Betsy Franceschini, quién además dirigió la campaña de Sanders en Puerto Rico.

“Es algo que viola las reglas del Partido Demócrata, donde se supone que si hay dos candidatos corriendo para la misma posición el partido actué como una entidad objetiva y los recursos se le den a ambos de la misma manera. Obviamente, en estos comunicados se está reflejando que no ha sido así y ante eso la persona responsable es Wassernan que es la presidenta del DNC, se ve en la obligación de retirarse del puesto, porque se trata de un fallo bastante serio y entiendo que está haciendo lo correcto, porque eso va a afectar las elecciones presidenciales y al partido demócrata al nivel nacional”, apuntó.