La policía del precinto 34, ubicado en el Alto Manhattan, fue donde el Departamento de Policía de la ciudad (NYPD) implementó en 2014 “Vigilancia y Barrio Seguro”, y luego hizo lo mismo en los demás 75 cuarteles diseminado en la urbe para establecer una mejor relación con la comunidad, controlar el crimen y la violencia. En 2015 arrestó a 42 personas con armas de fuego ilegales en los vecindarios dominicanos de Washington Heights e Inwood.

 Esto significa un aumento del 83% debido a que en 2014 los oficiales de dicho cuartel sólo arrestaron a 23 personas en dichos sectores, donde se concentra la mayor cantidad de dominicanos en Estados Unidos y el mundo, calculándose en más de 250 mil los criollos que residen allí.

 El pasado año fallecieron varios criollos a balazos en la Metrópoli, entre estos el joven de 14 años Christopher Durán; Elvin Díaz, de 24 años; José Cabrera, en la avenida Park con la calle 19; Ernesto Santiago y Luis Rodríguez, en la avenida Post con la calle 207; Patricia Dolores Hiciano Vargas, de 37 años, y el taxista criollo, Nelson Cruz, de 52 años en Brooklyn, entre otros. Las autoridades precisaron que el 64% de las personas asesinadas eran afroestadounidenses, el 27% hispanos, el 6% blancos y el 3% asiáticos.

El Comisionado de la Policía en la urbe, William Bratton, dijo a Metro que la violencia con armas de fuego ocurre mayormente en el Alto Manhattan, en el centro de El Bronx y el norte de Brooklyn. En 2015, el 84% de los tiradores fueron detenidos; el 78% de las víctimas de homicidio y el 79% de las víctimas del tiroteo tenía antecedentes penales.

En 2015 hubo 348 asesinatos en los cinco distritos de la ciudad (Manhattan, El Bronx, Brooklyn, Queens, Staten Island), 15 más que en el año 2014, para un aumento de 4.5%, según informó el mismo Departamento de Policía. En 1963, cuando se comenzaron a elaborar estadísticas completas del crimen, Nueva York había registrado 548 asesinatos.

A partir de ahí la cifra fue más bien en constante aumento hasta llegar a la astronómica suma de 2,245 homicidios en 1990, es decir seis personas por día.  La ciudad comenzó a lograr una fuerte reducción a partir de 1994, con la llegada a la alcaldía de Rudolph Giuliani, al implementar el sistema de “tolerancia cero”.

 De los 1,946 homicidios registrados en 1993 se pasó a 1,561 el año siguiente y 1,177 en 1995. Al final del mandato de Giuliani, en 2001, se contabilizaron 649 asesinatos.

 La última víctima a tiros en La Gran Manzana en el 2015 fue el joven afroamericano Jihad Jackson, de 16 años, ocurrida el 31 de diciembre en la avenida Merrick Blvd. con la 109 avenida, en el sector de Jamaica en Queens, a eso de las 11:16 de la noche. Mientras que la primera víctima en el 2016 fue Joceline Romo, de 19 años, en el sector de Woodhaven, también en Queens.