El presidente de EE.UU., Barack Obama, lamentó la muerte de Nancy Reagan, quien “redefinió el papel de primera dama” en el país y se convirtió, al final de su vida, en “una voz para millones de familias” afectadas por la enfermedad de Alzheimer. En un comunicado, Obama y su esposa, Michelle, ofrecieron sus condolencias a la familia de Reagan, fallecida ayer a los 94 años en su residencia de Los Angeles (California).

“Nancy Reagan escribió una vez que nada podía prepararte para vivir en la Casa Blanca. Por supuesto, tenía razón. Pero nosotros tuvimos ventaja, porque fuimos afortunados de beneficiarnos de su orgulloso ejemplo y sus cálidos y generosos consejos”, afirmaron en el texto el mandatario y la primera dama.

“Nuestra antigua primera dama redefinió ese papel durante su tiempo aquí”, agregaron. Durante su “largo adiós” al expresidente Reagan, fallecido en 2004, “se convirtió en una voz que hablaba por millones de familias que sufren los efectos de la devastadora y dolorosa realidad del Alzheimer”, afirmaron los Obama.

La exprimera dama estadounidense Nancy Regan murió debido a una insuficiencia cardíaca, según confirmó Joanne Drake, portavoz de la Fundación y Biblioteca Presidencial Reagan. La viuda del exmandatario será sepultada en terrenos de la fundación, ubicada en Simi Valley (California), junto a su esposo, fallecido el 5 de junio de 2004.

Tras dejar la Casa Blanca, y cuando su marido comenzó a experimentar mal de Alzheimer, Nancy Reagan dedicó la mayor parte de su tiempo a cuidarlo, al tiempo que brindaba apoyo a la investigación centrada en células madre con la esperanza de encontrar una cura contra la enfermedad.

Exestrella de cintas serie B, Nancy Davis fue criticada en vida por la gran influencia que ejercía sobre el presidente y, a la vez, elogiada por su defensa de la herencia política de quien fue su marido durante 52 años.