El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, aseguró que la “realidad” forzará a su sucesor en la Casa Blanca, Donald Trump, a modificar las posturas que defendió durante su campaña, aunque admitió que no puede “garantizar” que “no perseguirá algunas de las posiciones que ha tomado”.

“Tendremos que esperar y ver”, comentó el actual mandatario durante una rueda de prensa al término de la cumbre de líderes del Foro de Cooperación Económica del Asia Pacífico (APEC, por sus siglas en inglés) en Lima.

Obama explicó que desde que Trump ganó las elecciones en EE.UU. el pasado 8 de noviembre, su objetivo ha sido ser “respetuoso” con su sucesor en la Casa Blanca y darle tiempo a que monte su equipo y defina sus políticas.

No obstante, adelantó que está preparado para hablar en defensa de los “valores” e “ideales” de su país si los considera amenazados por la Presidencia de Trump.

La de esta jornada en Lima probablemente será la última rueda de prensa que dé Obama como presidente en el extranjero, al término de su gira internacional de despedida por Grecia, Alemania y Perú.

Durante toda la gira, Obama ha tratado de tranquilizar a los demás países sobre qué supone el futuro Gobierno de Trump, ante la incertidumbre y el miedo que generan las propuestas que defendió el magnate en su campaña, y su mensaje central ha sido que hay que dar tiempo y un voto de confianza a su sucesor.