Este martes durante su presentación de medidas pare el control de armas, el presidente estadounidense, Barack Obama, no pudo evitar llorar.

Esto luego de recordar a las víctimas de un tiroteo, en la escuela primaria Sandy Hook, en el estado de Connecticut, donde por lo menos 28 personas resultaron muertas.

Durante una conferencia de prensa desde la Casa Blanca, el mandatario urgió a los espectadores actuar a favor del control de las armas de fuego.

Por esa razón presentó cuatro medidas para el control de armas, en las cuales se incluye mayores inspecciones a los vendedores de las mismas.