El presidente, Barack Obama, expondrá de forma franca a su homólogo de China, Xi Jinping, las preocupaciones de Washington sobre el ciberespionaje y las tensiones en el mar de la China Meridional, según adelantó hoy su principal asesora de Seguridad Nacional, Susan Rice.

"Como mis críticos alegan, puedo ser muy franca. Les puedo asegurar que el presidente Obama será igual de franco cuando se reúna con el presidente Xi", explicó Rice durante un discurso en la Universidad George Washington sobre el encuentro que ambos mandatarios mantendrán el viernes en la Casa Blanca.

Xi empieza este martes su primer viaje de Estado a EEUU, con paradas en Seattle, Washington y Nueva York.

El jueves, Obama y Xi sostendrán una cena privada en la Casa Blanca y al día siguiente, tras una reunión en el Despacho Oval y una conferencia de prensa conjunta, el presidente estadounidense agasajará a su invitado con una cena de Estado.

La visita de Xi a Washington llega en un momento de cierta tensión bilateral por las acusaciones mutuas de ciberespionaje y la preocupación de EEUU por lo que se percibe como una expansión de Pekín con la construcción de islas artificiales en el Mar de la China Meridional.

Rice recordó hoy que Obama ha dejado claro a China en varias ocasiones que el ciberespionaje económico "debe parar" y que no se trata de una "irritación leve" para EEUU, sino de algo que pone "una enorme tensión" en la relación bilateral.

La semana pasada, el propio Obama dijo que su Gobierno está preparando una serie de medidas para presionar a China a atajar el ciberespionaje y el robo de secretos comerciales.

"Estamos preparando una serie de medidas que indicarán a los chinos que esto no es solo una cuestión por la que estamos ligeramente molestos, sino algo que generará tensiones importantes en la relación bilateral si no se resuelve", advirtió entonces Obama.

Sobre las tensiones en el Mar de la China Meridional, Rice señaló hoy que EEUU no va a "posicionarse" sobre disputas territoriales, pero seguirá insistiendo en la necesidad de "preservar la libertad de navegación y el comercio a través de una de las zonas marítimas más concurridas del mundo".

Además, la asesora subrayó las "profundas" diferencias entre EEUU y China sobre los derechos humanos.

Pero esta relación bilateral "es vital" y "tenemos que ser honestos sobre nuestras diferencias, porque nos están impidiendo alcanzar todo el potencial de nuestra cooperación", enfatizó Rice en su discurso.

"Cuando China y Estados Unidos trabajan juntos, el mundo es más seguro y más próspero", añadió.