El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, criticó los recientes dichos del del precandidato republicano Donald Trump sobre armas nucleares, al afirmar que el magnate “no sabe mucho sobre política exterior, política nuclear, la península de Corea o el mundo en general”.

En una rueda de prensa al término de la Cumbre de Seguridad Nuclear que se realizó en Washington, Obama respondió a los polémicos comentarios que Trump, favorito para la nominación republicana para las elecciones presidenciales de noviembre, pronunció el 26 de marzo en una entrevista con el diario The New York Times.

Entonces, el magnate sugirió que estaría abierto a permitir que Japón y Corea del Sur tuvieran su propio arsenal militar y evitar así que dependieran del paraguas nuclear de Estados Unidos para defenderse de Corea del Norte y China, aliado histórico de Pyongyang y uno de sus principales apoyos económicos.

“La persona que hace esos comentarios no sabe mucho sobre política exterior, política nuclear, la península de Corea o el mundo en general”, dijo Obama ante periodistas, aunque evitando mencionar el nombre del magnate neoyorquino.

El mandatario consideró la alianza de Estados Unidos con Japón y Corea del Sur como “uno de los fundamentos, una de las piedras angulares” de la presencia estadounidense en la región Asia-Pacífico, donde Washington ha aumentado su influencia e incrementado sus flujos comerciales.
“No queremos a alguien en el Despacho Oval que no pueda entender lo importante que es eso”, sentenció Obama, quien a mediados de febrero había criticado públicamente a Trump por primera vez, asegurando que cree que el aspirante republicano “no será presidente”.

“Tengo mucha fe en el pueblo estadounidense y creo que se da cuenta de que ser presidente es un trabajo serio. No tiene nada que ver con conducir un programa de televisión o un reality show”, dijo Obama en esa ocasión.

La amenaza nuclear de Corea del Norte fue uno de los principales asuntos que abordaron los líderes de 50 países reunidos en la Cumbre de Seguridad Nuclear en Washington, a la que no acudió Rusia, el país con el mayor arsenal nuclear del mundo y que se ha mostrado en contra de los ensayos nucleares del régimen norcoreano.

La ausencia de Moscú dificulta el alcance de grandes acuerdos sobre seguridad nuclear, pero la Casa Blanca apostó a que la cita sirviera para aumentar la coordinación internacional contra el Estado Islámico y analizar, en particular, la posibilidad de que ese u otros grupos terroristas obtengan un arma nuclear.