Los presidentes de los Estados Unidos, Barack Obama, y de Cuba, Raúl Castro, acudieron la tarde de este martes a presencial el histórico partido de béisbol entre los Rays de Tamba y la selección cubana, en  un  juego  al que acudieron más de 50 mil fanáticos al Estadio Latinoamericano de La Habana.

Obama recibió la ovación de los miles de fanáticos cuando hizo acto de presencia dentro el pley.

El Coro Nacional de Cuba se encargó de interpretar los himnos de Cuba y Estados Unidos, y esta última también fue objeto de una sonora ovación por parte de los presentes.

Obama, quien llegó la tarde de este domingo al suelo cubano, busca estrechar los lapsos diplomáticos y comerciales con uno de los países que ha tenido más rivalidad en su historia.

Previamente, había dicho que el embargo contra la isla va a llegar a su fin, luego de más de 60 años de vigencia.