La semana pasada anunciaron su encuentro, y ayer el presidente de Estados Unidos Barack Obama y el actor Leonardo DiCaprio se sentaron para debatir cómo luchar contra el cambio climático, una de las batallas públicas del “oscarizado” actor.

Ambos destacaron la urgencia de tomar más medidas en la “carrera a contratiempo” que es la lucha contra el calentamiento global y la importancia de que los estadounidenses tengan presente ese tema cuando vayan a votar un nuevo presidente el 8 de noviembre.

“Si no crees en el cambio climático, no crees en los hechos ni en las acciones, y, por tanto, en mi humilde opinión, no se te debería permitir acceder a un cargo público”, dijo el actor en referencia a Donald Trump.