1- ¿Quiénes son los millennials?

Nacieron en las décadas de los 80 y 90. Les tocó vivir con el auge de Internet y la aparición de los reality shows. Son parte del grupo que comenzó a usar las nuevas tecnologías. Crecieron viendo a sus padres dedicarle la vida entera al trabajo y ellos no desean hacer lo mismo.

2- ¿Qué buscan?

Para definir quiénes son, también ayuda saber qué quieren. Los planes de los millennials incluyen terminar la carrera, tener un título profesional y viajar para perfeccionarse en idiomas o ganar experiencias. Solo después de eso pensarán en buscar un trabajo estable.

3- En el mundo laboral

Los millennials son dinámicos, creativos y contestatarios. Buscan nuevos desafíos que les permitan desarrollar sus capacidades; pero, a su vez, deben contar con tiempo para sus proyectos personales.

4- ¿Qué tipos de trabajo prefieren?

Uno que les dé buenos ingresos; pero, sobre todo, donde valoren y respeten sus habilidades. A diferencia de sus pares de la generación X (nacidos entre los años 1960 y 1980), no están dispuestos a ceder en ese punto. Solo toman un empleo si este les permite tener tiempo libre para desarrollar otras actividades.

5- Modo de trabajar

Quieren alcanzar resultados concretos, tangibles y a corto plazo. Necesitan saber por qué y para qué están haciendo lo que hacen. Si no es ese el caso, fácilmente se sienten desmotivados y buscan nuevos retos. No temen dejar sus empleos, pues están seguros de que pronto encontrarán otro, probablemente mejor.

6- ¿Por qué renuncian?
No encontrar un buen clima laboral o buenos jefes son dos de los principales motivos de la alta rotación que tienen. Han desarrollado una gran conciencia ambiental, tecnológica y social. Si la empresa no comparte estos ideales, también buscarán otro lugar de trabajo.

7- ¿Cómo evitar que migren a la competencia?

Hacer que los millennials participen y que sus opiniones cuenten es uno de los cambios que deben aplicar las empresas para retener a estos jóvenes talentos. Además, deben quedar atrás los procesos burocráticos y las largas reuniones para dar paso a la eficiencia y la rapidez.

8- Los beneficios de tenerlos

Aunque para algunos se trata de una generación un poco incierta, carente de visión a largo plazo, hay importantes beneficios de trabajar con millennials. Han logrado con sus exigencias mejorar aspectos fundamentales para la productividad, como el clima laboral, las condiciones de trabajo o el uso de nuevas tecnologías para mejorar procesos.