Con el hashtag #OEADeficitDemocratico jóvenes de la sociedad civil de diferentes países manifestaron ayer, a través de las redes sociales, que se les impidió el acceso a la 46ta Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA), actividad a la que con antelación fueron formalmente invitados.

“Vinimos con la esperanza de que se escuchen nuestras voces. Todo se llevó a cabo con un proceso desde hace mucho tiempo. Ayer pudimos pasar sin problemas. Pagamos nuestros boletos de avión, hicimos un gasto fuerte para poder llegar hasta aquí y conversar con quienes nos representan (…) hoy sin ningún por menor se nos dijo que teníamos que quedarnos en nuestras casas y ver el evento por televisión o verlo por una transmisión desde el hotel. Que ya no se iba a tomar en cuenta la opinión de la sociedad civil”, expresan estos jóvenes de nacionalidad mexicana en un video difundido a través de YouTube.

La comunicación que supuestamente envío la OEA a estos jóvenes que vinieron, con sus acreditaciones oficiales, desde diferentes países de Latinoamérica a expresar las inquietudes de sus respectivas naciones dice “nos es grato saludarles e informarles que por motivos de espacio en la sede de la Asamblea General, las organizaciones de la sociedad civil no podrán ingresar a la sede de la Asamblea General de la OEA. Sin embargo, las sesiones plenarias estarán siendo transmitidas virtualmente desde el Hotel Embajador”.

En la rueda de prensa oficial de este evento, efectuada el pasado domingo, Luis Almagro, secretario general del citado organismo, afirmó que “la sociedad civil es un actor indispensable en defensa de los derechos humanos y la democracia”.

Esta afirmación choca con esta acción que mantuvo a estos jóvenes por más de una hora encerrados en un salón del citado hotel sin acceso al evento ni a los medios de comunicación.