Se estima que más de 200 personas han muerto durante este fin de semana debido a la fuerte ola de calor en Sindh, Pakistán.

Funcionarios de salud aseguran que el mayor número de muertes se han presentado en la ciudad de Karachi, donde las temperaturas han llegado a los 45 grados centígrados.

La mayoría de las víctimas son adultos que sufren de temperaturas altas en el cuerpo, además de deshidratación.

Los cuerpos han sido llevados a la morgue Edhi en Sohrab Goth, donde el aumento de cadáveres ha sido notorio, ya que normalmente reciben 20 cuerpos.

Según la oficina meteorológica de Pakistán, este lunes continuarán las olas de calor muy fuertes aunque para los próximos días se prevé un clima más fresco.

En 1979 Karachi, marcó un récord histórico, con una temperatura de 47 grados centígrados, informó el canal británico “BBC”.