Organizaciones no Gubernamentales expresaron hoy su temor a un agravamiento de la crisis humanitaria en Haití tras el paso por el país el martes del huracán, que ha dejado más de 800 muertos, según los últimos datos, y pidieron una movilización internacional urgente.

En un comunicado, Oxfam Intermón dijo temer que el balance de huracán Matthew continúe agravándose y pidió la movilización internacional urgente.

Asimismo, consideró urgente garantizar agua potable e higiene para evitar que se propaguen enfermedades como el cólera, epidemia que afectó el país tras el terremoto de 2010.

La organización subrayó que, de acuerdo con datos oficiales, miles de personas han perdido sus viviendas y que sólo en los departamentos del Sur y Grand Anse hay 29.000 viviendas destruidas.

"Tememos que las cifras se van a incrementar considerablemente a medida que los equipos de emergencia avancen. Lo que más urge en este momento es proporcionar agua potable para evitar enfermedades, alimentos y materiales de construcción", dijo el director de programas de Oxfam en Haití, Jean Claude Fignole, en el comunicado.

Por su parte, Unicef informó hoy de que medio millón de niños viven en las zonas de Haití más golpeadas por el huracán Matthew, que obligó el miércoles a las autoridades electorales de Haití a aplazar las elecciones generales previstas para este domingo.

Unicef indicó que necesitará 5 millones de dólares (4,5 millones de euros) para hacer frente a las necesidades más inmediatas creadas en este empobrecido país por el potente huracán Matthew.

A la vez, reveló que tres días después del fenómeno sigue sin poder determinarse cuántos niños necesitan asistencia de emergencia, dado que los daños a las carreteras siguen impidiendo los esfuerzos de evaluación y asistencia.

"Estamos lejos de tener una imagen completa de la magnitud de los daños", afirmó Marca Vincent, representante de Unicef en Haití. "Esperamos lo mejor, pero preparándonos para lo peor", agregó.

Según datos que maneja este organismo de la ONU, hasta el 80 % de los hogares en el sur han sufrido daños y cerca de 16.000 personas permanecen en refugios temporales.

Se estima que aproximadamente 175 colegios han sufrido graves daños, y que al menos otros 150 están siendo utilizados como refugios de evacuación por todo el país.

Acción contra el Hambre señaló en un comunicado que en el Noroeste y Artibonite muchas familias lo han perdido todo.

De acuerdo con Acción contra el Hambre, solo en Bombardopolis (noroeste) se han visto afectadas al menos 20.000 personas.

"Nuestros equipos están realizando evaluaciones sobre el terreno para intervenir de inmediato", afirmó Esclatine Antoine, director de Acción contra el Hambre en Haití.