El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, reclamó hoy a las autoridades de Afganistán una investigación "rápida" y "rigurosa" sobre el asesinato de una empleada de la misión de la organización en el país (UNAMA).

Ban, a través de un comunicado de su portavoz, se declaró "profundamente preocupado y triste" por el ataque contra la mujer, identificada como Toorpaki Ulfat.

Según fuentes oficiales, esta empleada afgana de la UNAMA fue tiroteada hoy por un hombre no identificado cuando se dirigía a su oficina en la sureña provincia de Kandahar.

El jefe de la ONU urgió "a las autoridades locales a llevar a cabo una investigación rigurosa y rápida sobre las circunstancias y motivos del asesinato y a asegurar que los responsables sean llevados ante la Justicia".

Ban trasladó sus condolencias a la familia de la víctima, a la que definió como una "acérrima defensora de los derechos humanos".

Al mismo tiempo, reiteró el compromiso de la ONU con Afganistán para crear en el país un futuro seguro y próspero.

La embajada de Estados Unidos en Kabul advirtió recientemente de que los insurgentes planeaban atentar contra las oficinas centrales de la UNAMA y "posiblemente" otras de sus dependencias en la capital afgana a principios de este mes.