La oposición haitiana, agrupada en el denominado G-8, afirmó hoy que la designación de Fritz A. Jean como primer ministro "es parte del golpe parlamentario que no ayuda a resolver la crisis".

Desde el pasado 15 de febrero Haití es dirigido provisional por el hasta entonces presidente del Senado, Jocelerme Privert, quien nombró el pasado viernes como primer ministro a Jean, expresidente del Banco Central del país.

El G-8 favorecía que la Presidencia del país quedara provisionalmente en manos del presidente de la Suprema Corte de Justicia, Jules Cantave.

En un comunicado difundido hoy, el G-8 llamó la atención del presidente provisional, Jocelerme Privert, sobre la necesidad de crear una comisión que verifique el supuesto fraude cometido en las elecciones del pasado año.

"Nosotros queremos que el presidente se enfoque en la crisis electoral y en la organización de elecciones lo más pronto posible para dotar al país de un presidente legítimo", señaló.

Por último, sostuvo que la designación de Jean "no respeta la Constitución. Para nosotros la mejor solución era el presidente del Corte Suprema para liderar la salida de la crisis."

Haití tenía previsto celebrar el 24 de enero pasado la segunda vuelta de las presidenciales pero fueron aplazadas dos días antes por el Consejo Electoral Provisional, debido al deterioro de la seguridad y las amenazas de muerte contra casi todos los miembros de ese organismo, que solo funciona ahora con dos.

La primera ronda de las votaciones se celebró el 25 de octubre de 2015 y los candidatos más votados fueron el oficialista Jovenel Moise y el opositor Jude Celestin, quien rechazó esos resultados por considerarlos fraudulentos.

Celestin anunció que no acudiría a la segunda vuelta, prevista para el 27 de diciembre, lo que contribuyó a que el CEP tomara la decisión, también entonces, de suspender los comicios.