La Organización Tratado del Atlántico Norte, Otan, ha invitado a Montenegro a ser el miembro número 29 de la alianza militar que lidera Estados Unidos. Es la primera expansión de la Otan en seis años, después de la entrada de Croacia y de Albania en 2009. Se espera que las negociaciones de adhesión tomen aproximadamente un año, mientras que el gobierno de Montenegro argumenta que la membresía será buena para la región oeste de los Balcanes ya que le dará estabilidad. De todas maneras, la opinión de los montenegrinos en relación a esto está dividida, ya que muchos aún siguen indignados con la Otan por su campaña de bombardeos de 1999, cuando atacó a Serbia y Montenegro (en ese entonces un solo país) como parte de la estrategia de acabar con los albaneses en Kosovo, en ese entonces provincia de aquel país. Vladimir Gligorov, experto en los países balcánicos del Instituto de Viena para Estudios Económicos Internacionales, explica a este medio las implicancias de esta noticia.

¿Por qué la Otan invitó a Montenegro a unirse a ellos?
– Esto se ha hecho esperar. No es una decisión apresurada. Refleja una estrategia a largo plazo del gobierno de Montenegro, que ve a la Otan como un defensor de su soberanía. Hubo algunas reservas entre algunos miembros estados, principalmente en temas democráticos, pero han sido superadas. Aún así, la preocupación por la estabilidad interna y la sustentabilidad de la democracia se mantendrá. El argumento es que la Otan debería contribuir a eso.

¿Cuáles serán los resultados de la adhesión de Montenegro a la Otan?
– La Otan tiene responsabilidades residuales en Bosnia y Herzegovina y otras significantes en Kosovo, aunque también tiene otras menores en Macedonia. Y por eso también debe estar preocupada por los desarrollos de Serbia, sin mencionar los asuntos en Turquía y en Oriente Medio. Esto es una señal de que la Otan está involucrándose en la región pensando en controlar posibles futuros desequilibrios.

¿Cuán buen miembro sería Montenegro en la Otan?
– Por si sola, Montenegro no va a aportarle mucho a la Otan. Es un país muy pequeño y no aportará ni territorio ni poderío. Eso sí, limitará la influencia rusa en la región, lo que podría ser útil en relación a la crisis actual entre la Otan y Rusia.

¿Cómo se verá beneficiada Montenegro?
– Montenegro es un país pequeño y controvertido, que necesita de intervención extranjera para mantenerse estable. Aparte de las razones políticas, la estabilidad es crucial también por razones económicas porque la existencia de Montenegro depende del turismo y de las inversiones extranjeras. Si los turistas se alejan, y los precios reales caen, sería terrible para la economía.

¿Podría esta membresía causar problemas?
– Tensará las relaciones con Rusia, aunque las intenciones de Montenegro de unirse a la Otan no sean una sorpresa. Pero Rusia ha invertido bastante en detener el avance de la Otan y no está contenta con que eso no haya podido detener la unión de Montenegro. Además, muchos de los disturbios recientes en el país han tenido la intención de frustrar la unión a la Otan. Rusia ha apoyado directamente en esto. Se puede esperar que seguirá presionando al gobierno con sanciones económicas y que seguirá apoyando los disturbios de la oposición para iniciar una crisis de legitimidad y un cambio en el gobierno. El punto débil de esa estrategia es que el gobierno serbio no está dispuesto a apoyarla.

¿Qué podemos esperar de esto?
– Los problemas políticos no se irán. Montenegro tendrá elecciones generales en la primera mitad del próximo año y la membresía en la Otan va a ser un tema en la carrera política. El gobierno trabajará mucho en el hecho de que es posible tener un apoyo externo importante y hará todo lo posible para traducir eso en votos, sobre todo de aquellos que no están contentos con el gobierno actual pero que están comprometidos con la independencia de Montenegro.