El Patronato de Ayuda a Casos de Mujeres Maltratadas (Pacam) manifestó gran preocupación por la elevada tasa de feminicidios que ha venido impactando la sociedad, y, particularmente, con el número de mujeres asesinadas por sus parejas o exparejas apenas iniciado este año 2016.

"Queremos expresar nuestra profunda preocupación por el hecho de que, una vez la mujer decide denunciar a su agresor, momento de mayor riesgo para la mujer, las autoridades no valoran la peligrosidad ni da un adecuado seguimiento, judicial o terapéutico, a la denuncia de agresión física, psicológica o económica, por parte de la víctima", señala la entidad en un comunicado.

De ahí se deriva "la lamentable consecuencia del incremento en las estadísticas de feminicidios", dijo Soraya Lara, presidenta de la entidad.

"Entendemos que, una vez que la mujer decida denunciar a su agresor, se deben tomar en cuenta los criterios que ponen en riesgo su vida, o incluso, la del agresor mismo, que puede derivar en feminicida suicida, y también la de sus hijos", apuntó Lara.

Según Pacam, numerosas investigaciones, estudios especializados, psicólogos y psiquiatras coinciden en tomar en cuenta determinadas variables como factores de riesgo, como un historial prolongado de maltratos físicos y psicológicos; amenazas y experiencias concretas de mayor violencia, con lesiones físicas o de muerte; celos patológicos y un intenso nivel de apego como piedras angulares del feminicidio.

Asimismo, otros factores a tener en cuenta son el consumo de alcohol y otras drogas que incrementan la impulsividad y agresividad machistas; el aislamiento familiar y social del agresor; o tenencia y porte de armas de fuego, entre otros.

"Es de suma relevancia que esos factores de riesgo sean considerados por los actores del sistema de atención y protección a las víctimas del flagelo de la violencia intrafamiliar, expuso la presidenta de la organización.

Además, "es importante que el Ministerio Público y el Poder Judicial coordinen acciones para salvaguardar la integridad física y la vida de la mujer, y la de sus hijos, que ha decido denunciar a su verdugo".

"Es muy preocupante y llamativa la victimización del Estado al sustentar que no hay fondos para la aplicación de las políticas o protocolos de actuación para la prevención y combate de la violencia intrafamiliar", apuntó Lara.

Asimismo, lamentó que las autoridades aduzcan que "hay esperar que vengan organismos internacionales a donar dinero para hacer intervenciones transitorias, dejando a las mujeres y sus hijos en plena desprotección", afirmó la sicóloga, terapeuta familiar y experta en violencia de parejas.

La presidenta del Pacam hace un llamado a la sensatez y a la defensa de los derechos humanos e inalienables de la mujer, a tener una vida digna y libre de violencia.