El padre del hombre acusado de participar en los ataques en Nueva York y Nueva Jersey, Ahmad Khan Rahami, advirtió ya en 2014 a las autoridades que su hijo era terrorista, publicó ayer The New York Times.

Agentes federales tomaron nota de la declaración de su progenitor, Mohammed Rahami, una denuncia que se trasladó entonces al Grupo de Trabajo contra el Terrorismo que dirige la oficina del FBI de Newark.

Los oficiales abrieron entonces lo que se conoce como una “evaluación”, el primer paso para una investigación del FBI, y se entrevistó al padre de nuevo, aunque en esta ocasión el progenitor se desdijo de su denuncia previa alegando que hizo el comentario porque “estaba enfadado” con su hijo.

Según las fuentes de la información, no está claro si se llegó a entrevistar entonces por los agentes al propio Rahami.

En declaraciones a los periodistas que este martes por la mañana se agolpaban a las afueras del restaurante familiar en Elizabeth (Nueva Jersey), el padre reiteró su denuncia hace dos años.
“Llamé al FBI hace dos años”, apuntó a los periodistas, según recoge el diario.

Preguntado si su hijo es un terrorista, se mostró de nuevo incongruente. “No”, dijo. “Y el FBI lo sabe”.
La denuncia de terrorismo de Mohammed Rahami se produjo cuando su hijo fue arrestado tras una pelea en su casa en la que se le acusó de herir con un cuchillo a su propio hermano.