En Estados Unidos, como en otras partes del mundo, es común designar a una persona para que maneje cuando un grupo sale de fiesta. Sin embargo, las autoridades descartan que sea una buena idea seleccionar a una niña de nueve años. 

Esto sucedió con una pareja de Wisconsin, quienes hicieron que su hija de nueve años manejara la camioneta en la que fueron detenidos, esto porque se encontraban en estado de ebriedad. En el vehículo también viajaba un menor de 11 meses de edad. 

Las autoridades le marcaron el alto al vehículo cuando se dieron cuenta de que era conducido "de manera errática", señala el reporte oficial. En el interior se encontraban los padres de la niña, Jason Roth de 36 años y Amanda Eggert, de 32, informó el periódico "New York Post". 

Ambos se encuentran detenidos por poner en riesgo la seguridad de un menor e imprudencia en el cuidado de un menor, cargos de los que se declararon "no culpables".