Un crimen de honor en Pakistán quedó impune por un vacío legal. El agresor y el ofendido fue la misma persona: un padre que mató a su hija.