Hace cinco años, el líder de Al Qaeda, Osama bin Laden fue asesinado dentro de un complejo residencial privado en Abbottabad, Pakistán, en un ataque llevado a cabo por los Navy Seals de EE.UU.

Su muerte se convirtió en la culminación de una persecución que había durado más de una década después del 11 de septiembre de 2001. “Matar a Bin Laden no hizo nada para cambiar a los gobiernos corruptos en Afganistán, Pakistán o el Medio Oriente”, dice a MetroRD Richard Lachmann, sociólogo político y experto en terrorismo de la Universidad de Albany, Nueva York, EE.UU.

¿Ha dejado la muerte de Bin Laden un legado duradero?

Al Qaeda ya estaba muy debilitado antes de la muerte de Bin Laden, por lo que su deceso no tuvo una importancia estratégica. Su principal legado estuvo en ayudar a Obama a ganar la reelección. También legitimó, dentro de EE.UU., al menos, la política de Obama de matar a los miembros individuales de los grupos terroristas.

Algunos expertos dicen que cortarle la cabeza a la serpiente hizo poco para abordar los profundos problemas de corrupción, represión y sectarismo en los países en los que estos grupos terroristas se arraigan y propagan. ¿Está de acuerdo?

Por supuesto, matar a Bin Laden no hizo nada para cambiar a los gobiernos corruptos en Afganistán, Pakistán o el Medio Oriente. Esos gobiernos, como el de los EE.UU., creen que la mejor y la principal forma para luchar contra el terrorismo es matando a los miembros de los grupos terroristas.

¿Cuál es el estado de Al Qaeda ahora? ¿Sigue siendo muy peligroso?

Al Qaeda parece estar casi en su totalidad fuera del negocio. Los individuos deseosos de participar en el terror ahora acuden a Isis, que recibe el crédito por los más recientes ataques terroristas y se ve como más agresivo y exitoso.

¿Cómo ha influido la muerte de Bin Laden en el llamado Estado Islámico?

La muerte de Bin Laden no ha influido directamente en Isis, pero el debilitamiento de Al Qaeda abrió un espacio para que un nuevo grupo como Isis pudiera atraer reclutas y la atención de los medios. Le enseñó a Isis que es esencial controlar el territorio: en primer lugar, como una base para sus operaciones y en segundo lugar, como una forma de generar ingresos a través de impuestos, extorsiones y las ventas de petróleo y antigüedades. Al tener una base de ingresos independiente, Isis es en gran medida inmune a la capacidad de EE.UU. para bloquear las transacciones bancarias con grupos terroristas.

La Agencia Central de Inteligencia de EE.UU. ha sido criticada por tuitear en vivo la muerte de Osama bin Laden, como si estuviera sucediendo el 2 de mayo de 2016. Se dijo que es vergonzozo y poco profesional. ¿Cuál es su opinión sobre esto?

El tuit se hizo para mejorar la imagen de la CIA en Estados Unidos. La CIA es conocida principalmente por sus actos ilegales en el siglo XX, y más recientemente por su incompetencia en Irak y por no prevenir el 9/11. La muerte de Bin Laden fue un éxito para la CIA y quería que el público norteamericano lo supiera. Por supuesto, el ataque para matar a Bin Laden fue llevado a cabo por los militares, no la CIA.

¿Qué preguntas acerca de su muerte seguirán sin respuesta?

La gran pregunta es si Pakistán sabía que Bin Laden vivía cerca de la principal escuela paquistaní militar. Pakistán lo niega, pero su anterior apoyo a Bin Laden, la duplicidad sin fin, la corrupción, y el apoyo a los grupos terroristas que operan en la India y Afganistán hacen que sea casi seguro que Pakistán sí sabía que Bin Laden estaba allí.