El ejército del régimen sirio de Bachar al Asad entró a la ciudad milenaria el jueves pasado, y este fin de semana declaró su reconquista.

El Estado Islámico destruyó gran parte del patrimonio arqueológico, pero la situación es mejor de lo que se esperaba. En la foto, un antes y un después del icónico Templo de Bel