Cuatro personas son acusadas de causar la muerte de un hombre de 63 años imputado anteriormente de pedofilia.

Terry Oldham murió luego de que fuera torturado por Aaron Mallen Michelle Casterton,  Daniel Quinn, y Richard Rosevear, en Cornwall, Inglaterra. Las edades de los victimarios oscilan entre los 20 y 40 años.

Las investigaciones revelaron que Olham antes de morir fue alimentado a la fuerza con heces de perro, empapado de orina y golpeado brutalmente.

La  autopsia reveló que el hombre fue violado con un palo de escoba, lo que le causó daños internos y muy probablemente la muerte.

Los ataques contra el mayor comenzaron cuando los presuntos culpables descubrieron que en 1987 fue declarado culpable de agredir a una niña de 14 años.

Durante su juicio,  los hombres han negado los cargos de los que se les acusan. Sin embargo no será hasta dentro de un mes que se dicte un veredicto, informó el periódico británico "Mirror".