Este sábado el Papa Francisco mostró su preocupación por la libertad de religión en su encuentro con migrantes e hispanos que habitan en Estados Unidos.

Durante su discurso en el "Independence Hall”, el pontífice denunció las formas modernas para suprimir la libertad religiosa y reducir al mundo en una subcultura, que usa la religión para impartir únicamente odio y crueldad.

Por esa razón Jorge Bergoglio pidió a los creyentes de cualquier religión unir sus voces para lograr la paz y el respeto a la dignidad de todos.

A los migrantes presentes y pobladores hispanos  les pidió no desanimarse por las dificultades que tengan que afrontar ya que traen muchos dones a la nación norteamericana.

"Por favor no se avergüencen nunca de sus tradiciones. No olviden las lecciones que aprendieron de sus mayores que pueden enriquecer la vida de esta tierra americana".

El Independence Hall es un lugar valioso en la historia estadounidense, ya que hay fue el lugar donde se adoptó la Declaración de Independencia de Estados Unidos.