Ante miles de fieles y sin hacer referencia a ningún país en específico, el papa Francisco hizo un llamado a que los gobernantes suspendan las ejecuciones durante este año de Jubileo Santo de la Misericordia. “El mandamiento ‘no matarás’ tiene valor absoluto y se refiere tanto al inocente como al culpable”, dijo.