El miembro del comité central del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) Melanio Paredes acusó a los miembros del comité político de esa organización, de utilizar subterfugios y artificios para perpetuarse en el poder.

Paredes dijo que esa elite partidaria ha utilizado esos mecanismos para mantenerse en esos puestos más allá de lo que establecen los estatutos de la entidad fundada por el profesor Juan Bosch.

El exministro de Educación planteó la necesidad de que se produzca una renovación de la dirigencia del PLD, y en tal sentido, postuló para que el noveno congreso electoral se comience a celebrar en 2018 para que las nuevas autoridades asuman en 2019, es decir un año antes de los comicios congresuales y municipales del 2020.

En declaraciones ofrecidas al periodista Héctor Herrera Cabral, quien hizo llegar la información, el dirigente peledeista aclaró, sin embargo, que quienes ostentan altos cargos en el Estado no podrán postularse para puestos dirigenciales en el partido.

Presentó un documento mediante el cual objetó el pacto de los 15 puntos acordados, y ratificado por la asamblea de delegados, por el comité político con lo que se puso fin a la crisis que provocó la decisión de modificar la Constitución de la República para posibilitar la repostulación del presidente Danilo Medina.

"Sabemos que en los últimos tiempos, el comité político y la élite como se le ha denominado ha utilizado subterfugios, artificios para perpetuarse en el poder, manteniéndose más allá del tiempo que prevén los estatutos, y también han represado el partido en todas sus instancias intermedias, provinciales y municipales", insistió Melanio Paredes.

Dijo que eso no es posible de mantenerlo más allá del momento siguiente, y por lo tanto sostuvo que el pacto anteriormente citado solo aplica en el aspecto electoral y no en la parte orgánica del partido, al plantearse que las cuales autoridades permanecerán en sus puestos hasta el año 2020.

Sobre el particular defendió la aplicación del punto cuatro de dicho acuerdo que plantea un equilibrio en la dirección de las Cámaras legislativas.

"El PLD debe prepararse para involucrarse en los próximos dos años en un proceso que implique la reestructuración de todos los organismos intermedios, que están frisados y represados desde el 2001, de las direcciones provinciales y municipales como también de la renovación total de su Comité Central", argumentó.