Una pareja de Oregon, Estados Unidos, fue condenada a seis años en prisión por no hacer nada luego de que su hijo presentara dificultades al nacer.

El pequeño, nombrado David, nació dos meses antes de lo previsto. Cuando sus padres vieron que presentaba dificultades para respirar únicamente rezaron, sin dar aviso a las autoridades del estado de salud del menor.

Nueve horas después, el pequeño murió. La pérdida ocurrió en 2009. Dos años después, Dale y Shannon Hickman, ambos de 30 años, fueron declarados culpables de homicidio en segundo grado.

Durante su juicio, el fiscal aclaró que la pareja nunca consideró llevar al bebé al hospital. "Ellos aseguraron que no creían que David tenía problemas médicos después de que nació”, se leyó durante la declaración de la condena.

La pareja quizo apelar la condena pero sus argumentos fueron rechazados, informó el portal "Oregon Live".