La situación sigue tensa en el municipio de Esperanza, el más poblado de la provincia de Valverde (noroeste), tras la muerte de un gerente de la zona franca local durante el paro de 24 horas convocado por el Frente Amplio de Lucha Popular (Falpo), en demanda de un pliego de reivindicaciones.

La Dirección Noroeste de la Policía Nacional investiga la muerte del ingeniero Luis Bienvenido Almonte de 54 años, quien era encargado de corte de la empresa de zona franca Top Choice, y varias personas han sido interrogadas con relación al suceso.

Según la uniformada, el fallecido sufrió una herida de arma de fuego en el tórax, cuando unos desconocidos que participaban en las protestas dispararon hacia el interior del parque industrial.

Mientras, el comité municipal de Falpo en Esperanza, en un comunicado entregado a los medios de comunicación locales, lamentó la muerte de Almonte, expresó su pesar a los familiares y se desvinculó de lo sucedido.

La organización popular acusa a la Policía Nacional de asesinar al gerente de la zona franca para acusar al Falpo de lo sucedido y confundir a la población.

La organización convocó a una huelga de 24 horas en Esperanza y localidades vecinas para pedir la puesta en libertad de su portavoz, Rubén Mercado, que desde hace varios meses cumple prisión preventiva por la muerte de un comerciante y herir a un agente de Policía durante un incidente ocurrido en Esperanza durante un desalojo de unos ocupas.

Con la paralización, durante el día de hoy, del comercio, la docencia, el transporte, y las actividades los convocantes también exigen que la Junta Central Electoral (JCE) disponga el recuento manual de los votos de las elecciones del 15 de mayo en el municipio, así como la renuncia de sus jueces.

Igualmente reclaman el cese de los cortes eléctricos, la mejora del servicio eléctrico, el asfaltado de calles en barrios y comunidades, así como el cese de la persecución, arrestos y torturas de dirigentes populares por parte de la Policía.