El gobernador de Ohio, John Kasich, oficializó ayer su retiro de la carrera presidencial del Partido Republicano, después de la aplastante victoria que logró ayer el magnate Donald Trump en las primarias de Indiana, que provocaron el abandono inmediato de su máximo rival, el senador Ted Cruz.

El abandono de los dos últimos competidores deja a Trump el camino libre para ser el representante de ese partido en las elecciones de noviembre próximo.

Trump arrasó la noche del martes en las primarias de Indiana y está a sólo 184 delegados de los 1,237 que necesita para ser proclamado automáticamente como el candidato republicano.

No obstante, será la Convención Nacional Republicana que se celebrará en julio en Cleveland (Ohio) la que designará oficialmente al abanderado republicano. Al hacer su anuncio Kasich agradeció a su familia, a su equipo y a los voluntarios que han trabajado en su campaña en los últimos meses, pero reconoció la inviabilidad de su proyecto: “Nadie ha hecho más con tan poco”, admitió.

En declaraciones este miércoles a CNN, Donald Trump dijo que Kasich “hace bien” al retirarse de la carrera a la Casa Blanca, al tiempo que señaló que “podría ser un buen vicepresidente”.

“Estoy interesado en él. Tenemos una buena relación y podría ser de mucha ayuda”, dijo Trump, que llamó además en las últimas horas a unificar las filas del partido: “Vamos a hacer a Estados Unidos grande de nuevo. Ahora nos están llamando a todos y están diciendo que les gustaría subirse al tren de Trump y nos encantaría subirlos al equipo”, señaló.

Cruz y Kasich decidieron aunar esfuerzos hace unas semanas para frenar las aspiraciones de Trump, intentando impedir que el magnate consiguiera los 1,237 delegados necesarios para la nominación automática y plantear así una convención disputada donde tener posibilidades frente al magnate.
“Ahora vamos contra Hillary Clinton”.

Tras conocer su triunfo en Indiana y el retiro de Ted Cruz, Donald Trump elogió a su contrincante afirmando que es “un tremendo competidor, es duro, es inteligente”.

“Sé lo duro que es, es duro, es duro”, agregó Trump quien afirmó que “me he encontrado con una increíble competencia en el Partido Republicano”, asegurando que Cruz “tiene un futuro increíble” al mismo tiempo que lo felicitó por su “valiente” decisión.

Trump aprovechó para hacer un llamado a la unidad del Partido Republicano y dijo que le gustaría llegar a contar con el resto de los 16 aspirantes que se lanzaron a la carrera electoral desde el inicio.

Previamente, Trump había calificado su victoria en Indiana como “masiva” al haber acaparado los 57 delegados a la convención republicana que estaban en juego en los comicios de hoy.

“Ahora vamos contra Hillary Clinton”, agregó Trump al referirse a la líder provisional de la carrera presidencial demócrata, quien, no obstante, perdió hoy en la elección interna de Indiana frente al senador Bernie Sanders.