Pastores evangélicos, líderes religiosos y miembros de juntas de vecinos del municipio Santo Domingo Norte pidieron la nulidad de las elecciones en el nivel municipal, bajo el alegato de que se cometieron “graves irregularidades” durante el proceso electoral del pasado 15 de mayo.

Además demandaron de la Junta Central Electoral y del Tribunal Superior Electoral (TSE) el conocimiento e investigación a profundidad, a la mayor brevedad posible, de los casos denunciados por los candidatos de varios partidos en esa demarcación.

Concepción Núñez, pastor de la iglesia Senda de Gracia, hablando en nombre de la comunidad cristiana del Concilio que representa, leyó un documento durante una rueda de prensa, donde señalan una serie de irregularidades ocurridas tanto en Santo Domingo Norte, como en Santo Domingo Este y otras localidades del país.

Señaló que en esos lugares “existe la legítima sospecha de que hubo un fraude colosal”, por lo que dijo habrán de tomarse en cuenta sus pedimentos de revisión y nulidad del proceso, mecanismos legales establecidos en las leyes y la Constitución de la República.

Los evangélicos dijeron que como comunidad cristiana tienen el derecho y la prerrogativa de fijar posición en torno a lo ocurrido durante el torneo electoral pasado, ya que ellos constituyen más de un tercio de la población del país y están investidos por ley de defender los mejores intereses del pueblo y la voluntad popular expresada en las urnas.

Indicaron que entre las irregularidades presentadas hay cientos de actas adulteradas, una gran cantidad de ellas sin las firmas de los funcionarios que trabajaron en las mesas electorales, además de cifras numéricas que no se correspondían con lo escrito en las actas.