La moda de los "Payasos asesinos" comenzó en Estados Unidos y se extiende con rapidez por el mundo. Y claro, México no podía faltar.