Más de 200 trabajadores cañeros realizaron ayer una propuesta pacifica frente al Palacio Presidencial y al edificio  de Oficinas Gubernamentales, Profesor Juan Bosch, para exigirle al presidente  Danilo Medina el tercer decreto de las pensiones que les corresponden.

Con la consigna “sin cañeros no hay azúcar”, debajo del sol y a ritmo de tambores, protestaban los trabajadores, algunos de avanzada edad y sostenidos por familiares.

Eran evidentes las condiciones de necesidad del grupo, que con pancartas y a una voz gritaban “los cañeros trabajaron y cumplieron, ahora que cumplan ellos”. Los manifestantes expresaron que ya hicieron su solicitud al Instituto Dominicano de Seguros Sociales (IDSS) “hace un largo tiempo”, con todos los papeles en orden y no han tenido ninguna respuesta.

Jesús Núñez, vocero de la Unión de Trabajadores Cañeros de los Bateyes (UTC), declaró a Metro que la demanda es justa y que seguirán realizando sus protestas hasta ser escuchados.

“No estamos aquí porque sea el presidente Medina, ni porque es tiempo de campaña; si el Presidente fuera Luis Abinader también estaríamos aquí exigiendo las pensiones”, indicó Núñez. “Muchos de los cañeros se están muriendo sin recibir hoy su pensión, por la que tantos años trabajaron”, puntualizó.

El vocero del grupo dijo que las condiciones en que viven miles de los trabajadores cañeros son inhumanas.

“Sus dedos, manos, brazos y piernas mutiladas son la consecuencia de los accidentes laborales sufridos por algunos”, recalcó.

Esta es una de las tantas protestas que el grupo de cañeros ha dirigido en el periodo presidencial de Danilo Medina. En diciembre pasado, el grupo de trabajadores marchaba en demanda de nuevas pensiones y el aumento de las que ya han sido entregadas.

Desde las 9:00 de la mañana hasta las 12:00 del mediodía la Policía Nacional estaba en el lugar para que la protesta se mantuviera en orden y sin generar alteraciones en el tránsito. Los cañeros seguirán protestando frente a la sede presidencial tres días por semana hasta que el jefe de Estado atienda sus demandas, advirtió Núñez.