La ciudadanía demanda niveles de credibilidad en la lucha contra la corrupción y para ello tenemos que combatir los casos grandes, medianos y pequeños sin importar que sean ministros, congresistas o gente de a pie y nunca antes se había perseguido la corrupción de funcionarios activos en sus cargos.

Así lo afirmó la titular de la Procuraduría Especializada de Persecución Contra la Corrupción Administrativa (PEPCA), Laura Guerrero, al participar en la mesa redonda sobre "Seguridad y Justicia" de la Fundación Institucionalidad y Justicia (FINJUS).

La funcionaria destacó que no había sido norma en la República Dominicana, la persecución y búsqueda de sanciones contra funcionarios activos en el Estado.

Indicó que los principales casos que desde la PEPCA se han estado afrontando en los últimos tres años, han sido precisamente de imputados que están en pleno ejercicio de sus funciones, lo que a su vez, según explica, es mucho más difícil a la hora de profundizar las investigaciones, "pero hemos asumido nuestra responsabilidad y seguiremos de manera frontal en cada uno de los casos en donde se reflejen irregularidades y contemos con indicios y pruebas suficientes".

Guerrero Pelletier manifestó que si bien es cierto que desde la procuraduría especializada que dirige se han obtenido 13 sentencias condenatorias, medidas de coerciones, sanciones administrativas y apertura a juicios, "aunque con mucho tropiezos, no menos cierto es que no son los logros esperados ni por el Ministerio Público ni por nuestra ciudadanía, lo que genera mayor percepción de impunidad en estos delitos".

"En nuestro afán de fortalecer los mecanismos de vigilancia, investigación y persecución contra la corrupción administrativa, hemos puesto en ejecución la Unidad de Análisis Financiero, para poder dar seguimiento a los casos en donde pudiera existir un enriquecimiento ilícito de cualquier funcionario sin distinción de jerarquía", señaló.

La titular del PEPCA informó además que a través de la apertura de la Unidad de Protección a Víctimas, ha logrado fortalecer el seguimiento a denuncias que por ejemplo, se realizan a través de medios de comunicación.

"Muchas veces estas personas no se atrevían a formalizar sus denuncias, no ofrecían informaciones y terminaban abandonando los casos, por temor a represalias de parte de las personas que eran denunciadas por los mismos. Esto nos ha abierto una oportunidad de poder contar con informaciones que nos abren el camino para iniciar investigaciones serias, a través de las cuales se descartan o toman forman dichas denuncias", agregó.

"La lucha contra la corrupción en ningún país del mundo resulta ser una labor fácil, sin embargo, hay que asumir con responsabilidad cada caso, y hemos dado trato igualitario sin importar jerarquía cuando detectamos y obtenemos pruebas que ameriten una investigación más profunda, pidiendo prisión preventiva siempre, sin distinción, sobre en todo en los casos en donde presumimos, pudieran generarse acciones que torpedeen o contaminen las investigaciones que se realizan", expresó.

Guerrero Pelletier manifestó además, que la lucha contra este flagelo, no es una responsabilidad única del Ministerio Público, indicando que hay otros actores en diferentes instancias que han "preferido irse por el garantismo procesal y judicial, buscando crear jurisprudencia que amparan la impunidad y es justamente en este punto donde debemos ser perseverantes, tanto autoridades como ciudadanía".

"Es una lucha de todos e igualmente debe ser asumida por todas y todos", concluyó.