Ángel Rondón Rijo es el nombre confirmado oficialmente como “el receptor de los sobornos de US$92 millones que entregó la empresa constructora Odebrecht a funcionarios de la República Dominicana para obtener “de manera ilícita” contratos de obras del Estado, según confirmó la Procuraduría General de la República (PGR), tras el interrogatorio al gerente local de esa multinacional en el país, Marcelo Hofke.

Rondón Rijo es el representante comercial de Odebrecht en República Dominicana, además de un reconocido empresario dominicano copropietario de la empresa AAA Dominicana, la cual  se carga del cobro de las facturas La Corporación del Acueducto y Alcantarillado de Santo Domingo (CAASD).

Pese a que oficialmente ha sido confirmado su nombre con relación al caso Odebrecht por las autoridades dominicanas, anteriormente se le había vinculado como uno de los “beneficiario” de los sobornos, junto a una persona identificada como el yerno del exministro de Obras Públicas, Víctor Díaz Rúa y el abogado Conrado Pittaluga.

Tiene “estrecha relación con el gobierno”

El empresario Rondón Rijo es, además, un lobista cuyo nombre sale a relucir en fraudes como los 1,800 millones de pesos del Plan Renove, el desfalco del Banco Baninter y los cobros de la CAASD, según una publicación hecha por el periódico 7Días.com en 2014.

Sobre Rondón, el periódico expone una cita del periodista Freddy Aguas Vivas en su libro sobre el escándalo de Baninter que dice: “Ángel Rondón tenía la habilidad de convencer a los senadores y diputados de la necesidad de emitir las leyes que beneficiaban a ciertos sectores empresariales, y de los beneficios de sus modificaciones. Armado solo con un maletín en las manos, no había caso que se pusiera a su cuidado que no fuera resuelto. Era caro, pero eficaz”, concluye.

El empresario figura como accionista mayoritario de AAA Dominicana, registrada en la Cámara de Comercio y Producción de Santo Domingo como persona física y a través de las empresas Roymar S.A. y ClimateState S.A., dos firmas que preside.

Según el escrito, su empresa apeló con éxito a la intervención del Ministro Administrativo de la Presidencia, José Ramón Peralta, para evitar el pago de más de 103 millones de pesos que le cobraba la Dirección General de Impuestos Internos (DGII) al finalizar 2012.

Durante el interrogatorio de seis horas a Hofke, la Procuraduría le requirió la entrega de toda la información sobre fechas, montos y formas de pago que hizo la constructora brasileña de los sobornos en el país.

El empresario Ángel Rondón fue citado para comparecer el día de hoy ante la PGR, por lo que es posible que se conozcan los nombres del resto de funcionarios que   fueron destinatarios finales de los sobornos.