La Junta Central Electoral no debe aceptar la solicitud de colaboración técnica de Haití para realizar en las elecciones de octubre de ese país un plan piloto con los equipos de registro electrónico de concurrentes que se utilizaron en las elecciones dominicanas del 15 de mayo.

La advertencia la hizo Eddy Olivares, miembro titular de la JCE, en una carta dirigida al presidente del organismo, Roberto Rosario.

Olivares solicita al Pleno del organismo conocer en sesión la solicitud del Consejo Electoral Provisional de Haití, en su carta de fecha 25 de mayo de 2016. Una vez sometido el tema, debe declinar, entiende Olivares.

“Nuestro mandato constitucional concluyó el día 16 de agosto del 2016, momento a partir del cual, de conformidad con el artículo 275 de la Constitución Política, debemos continuar en nuestras funciones hasta la toma de posesión de quienes sean designados para el período que acaba de iniciarse”, planteó Olivares, quien además indica que esa sustitución podría darse en cualquier momento antes de los comicios presidenciales haitianos del 9 de octubre.

El funcionario electoral resalta que, según las indagatorias de una comisión de la JCE que viajó a Haití, lo que quiere el organismo arbitral vecino es realizar un plan piloto de automatización del registro de concurrentes, en uno o dos centros de votación, que abarcarían de 30 a 50 colegios o mesas electorales.

“Por ser tan limitado (el plan piloto), no guardaría la más mínima proporción entre nuestra contribución al fortalecimiento del órgano electoral haitiano y el riesgo que siempre se corre cuando, de cualquier modo, se es parte de unas elecciones”, alega Olivares, para sustentar su sugerencia.

Haití acusa un retraso de casi un año en la elección de su presidente, para sustituir a Michel Martelly, quien dejó el cargo en enero pasado.