Ante el inicio de la temporada de lluvia, los moradores de la Cordillera Central reiteraron su reclamo al Gobierno y al Ministerio de Obras Públicas para que reparen la carretera Padre Las Casas-Constanza.

Entretanto, la alcaldesa del distrito municipal Las Lagunas, Mary de León, advirtió que las comunidades montañosas corren el riesgo de quedar incomunicadas cuando empiecen los aguaceros.

“Si los caminos no sirven ahora que están secos, imagínese lo que pasará en esta zona cuando empiece a llover de la forma en que llueve en la cordillera entre mayo y noviembre”, dijo Mesino Delgado, residente en la sección Las Cañitas.

Delgado advirtió que con las lluvias se hacen más difíciles todas las actividades en la zona.
“Por el deterioro del camino -precisó- no podemos sacar la cosecha, no pueden llegar los maestros que vienen de Padre Las Casas y Guayabal ni los médicos de Salud Pública, no podemos trasladar los enfermos ni podemos hacer nuestras diligencias cada día”, precisó.

Relató que en una ocasión una camioneta que transportaba a cinco maestras se volcó a la altura de Botoncillo, una comunidad situada cerca de uno de los pasos del Río en Medio.
“Cada año, cuando empieza a llover, las más de 20 comunidades que vivimos en esta zona alta de

Padre Las Casas quedamos incomunicadas, y hay lugares en que no se puede caminar ni en animales”, añadió. La carretera que une a Padre Las Casas y Constanza, de 60 kilómetros de largo, se deterioró los primeros días de septiembre del año pasado, con las lluvias de la tormenta Erika.

El deterioro de la vía afecta a miles de residentes en comunidades como Las Lagunas, El Chocho, El Limón, Las Lajas, Botoncillo, Gajo de Monte, Majaguita, el Jobal, Las Cañitas, Los Auqueyes, Elechal, El Palero, Periquito, El Tetero, Vallecito, Mata de Café, La Fortuna, El Roblito, Los Rodríguez, La Paila, Fundo Viejo,  El Gramazo y Sabina del Sur.

Alcaldía de Las Lagunas: quedaremos incomunicados
“Cada año, cuando empiezan las lluvias, las comunidades de la zona alta quedan incomunicadas y el costo que hay que pagar para socorrerlas es superior”, advirtió la alcaldesa de Las Lagunas, Mary de León.

Informó que la Alcaldía de Las Lagunas ha invertido más de 500 mil pesos tratando de mejorar la vía hasta el paraje de Botoncillo pero que sus recursos son insuficientes para proseguir.

Aseguró que está en manos del Ministerio de Obras Públicas evitar que las comunidades queden incomunicadas este año por las condiciones de la carretera.

Salvador Ferreras, de la comunidad Gajo de Monte, informó que han hecho llegar su petición de arreglo del camino por diferentes vías, sin obtener respuesta.

“Parece que las autoridades no se han sensibilizado ni les ha importado que una monja hondureña haya caído al precipicio, que haya muerto un hombre herido en la comunidad de Gajo de Monte, al no poder ser trasladado al hospital de Padre Las Casas; tampoco que los niños afectados del brote de cólera el mes pasado hayan tenido que ser llevados en parihuela y hamacas al médico y que los maestros y médicos tengan que enfrentar cada día tantas dificultades para llegar a sus centros de trabajo”, expresó.

El 12 de marzo los residentes en las 27 comunidades situadas en la parte sur de la cordillera, agarrados de las manos, realizaron una larga cadena humana para demandar la reparación de la vía, la construcción de siete escuelas y otras reivindicaciones, con el apoyo de la Congregación del Cristo Crucificado de Padre Las Casas.

“Sentimos que las autoridades son injustas con nuestras comunidades y nos han echado al abandono y condenado al aislamiento”, dijo Salvador Ferreras.