El  presidente del Consejo Nacional de Drogas, Fidias Aristy,  manifestó que el Ministerio de Salud Pública debe ser beneficiario de bienes decomisados del narcotráfico.

Dijo que con la aprobación de la Ley de Extinción de Dominio por parte del Senado, “el Ministerio de Salud Pública debe ser incluido como beneficiario del decomiso de los bienes procedentes del narcotráfico, para que estos puedan ser utilizados en la rehabilitación y posterior reintegración social de los adictos social de los usuarios y adictos”.

Aristy enfatizó que el consumidor de drogas es un enfermo que debe ser objeto de tratamiento y de respuesta por parte del Estado.  “Estamos frente a un problema subyacente de salud pública, y desde este Ministerio se ha puesto gran empeño en dar respuesta de salud mental a este problema, pero se requiere de recursos que muy bienm pueden proceder de estas fuentes”.

En ese sentido expresó que la referida ley contempla una distribución similar a la Ley  72-02 sobre lavado de activos, donde queda establecido que los bienes decomisados procedentes del narcotráfico son un 25% a la Dirección Nacional de Control de Drogas, 25% al Consejo Nacional de Drogas, un 25% para la Procuraduría General, 10% para la Policía Nacional, y un 15% para las ONG’s de tratamiento.

Dijo, que la inclusión de Salud Pública no debe depender del porcentaje que reciben dichas ONG’s, sino de la partida que le corresponde a las demás instituciones del Estado.

Sobre ley de extinción de dominio

Favoreció la aprobación del proyecto de Ley de Extinción de Dominio, para el decomiso civil de los bienes ilícitos principalmente producto del narcotráfico, asimismo refirió que se debería incluir de igual forma el decomiso de los recursos que procedan del enriquecimiento por uso indebido o ilícito de las arcas públicas, por considerar que se trata de un crimen contra la sociedad, que también debe ser perseguido, “toda riqueza que tenga una procedencia ilícita es de por si dañina y debe ser perseguida”, puntualizó.