Representantes evangélicos de Santiago se unieron al reciente reclamo del Consejo Dominicano de la Unidad Evangélica (Codue) contra el embajador de EE.UU. James W. Brewster, y pidieron declararlo como “persona non grata”, mientras que ayer fue abierta una solicitud de destitución en la web de la Casa Blanca.

Los religiosos consideraron que el diplomático trata de fomentar la convivencia entre dos personas del mismo sexo. “Por eso y por muchas humillaciones a nuestra patria, solicitamos al Gobierno, quien es el responsable de cumplir y hacer cumplir las leyes y la Constitución de la República Dominicana, a expulsar y declarar persona non grata al diplomático estadounidense”, expresó el pastor Osvaldo Torres, presidente de la Federación de Pastores del Cibao.

“Solicitamos que el Gobierno Dominicano, quien es el responsable de cumplir y hacer cumplir las leyes dominicanas y la Constitución, expulsar y declarar persona no grata al funcionario estadounidense y a su marido”, dijo Osvaldo Torres, vocero de los pastores.

“Este decreto sellado con la sangre de Cristo, va para usted (el embajador): Si no se abstiene de promover su agenda LGBT, el juicio de Jehová vendrá sobre usted y sobre todos los que apoyen esas acciones y sus actividades aberrantes”, advirtió.

Torres aseguró que Brewster viola la Carta Magna en su artículo 55, que consagra la familia como la unión entre un hombre y una mujer, y las normas de conductas de los embajadores, según la Convención de Viena.

La semana pasada, Brewter y junto a su esposo visitó una escuela, por lo que fue criticado en las redes porque eso atenta contra los valores de la familia dominicana.

En la Casa Blanca fue abierta una petición para que vote si desean que el embajador permanezca o no en República Dominicana.