El Ministerio Público solicitó prisión preventiva en contra de 8 hombres, incluyendo a los dos cabecillas de una presunta red criminal que se dedicaba a la clonación de tarjetas de crédito, nacionales e internacionales, de diferentes entidades bancarias.

Se trata de los imputados Andrés Salvador Ortiz Santana y Nerwuin Luis Reverol Otero, presuntos cabecillas, y los supuestos integrantes Joel Antonio Díaz Marrero, Luis Viangelo Pérez Valenzuela, Richard David Peña Sánchez, Kevin Daniel Peña Sánchez, Virgilio David Félix González, Leonel Enrique Soriano Severino (a) Bebe.

El grupo fue sometido a la justicia por los cargos de código de acceso, clonación de dispositivos de acceso, acceso ilícito, uso de datos por acceso ilícito y robo en violación de la Ley 53-07 sobre Crímenes y Delitos de Alta Tecnología y por asociación de malhechores, sancionado por el Código Penal Dominicano.

La instancia expresa que los encausados, supuestamente, se dedicaban al robo de los códigos y series numéricas de las bandas magnéticas de las tarjetas de crédito, emitiendo duplicados de las mismas y realizando consumos en perjuicio de las entidades bancarias y de los clientes.

Al grupo les fueron ocupados varios vehículos y celulares de diferentes marcas y modelos, decenas de tarjetas de crédito, dinero en efectivo, armas de fuego, motocicletas y documentos personales.

Las indagatorias se iniciaron después de que los establecimientos bancarios afectados hicieran las denuncias correspondientes, tras recibir las reclamaciones de sus clientes, por éstos no reconocer varios consumos hechos por diferentes montos, que van desde 5,000 hasta más de 243,000 pesos.

En el transcurso de la investigación se estableció que Andrés Salvador Ortiz Santana y Nerwuin Luis Reverol Otero son los supuestos cabecillas y quienes instruyen a los demás integrantes, responsables del robo de los códigos a través del copiado de las series numéricas de las tarjetas.

Además, se estableció que los mismos acudían a los cajeros automáticos para la extracción de efectivo y también se confabulaban con algunos establecimientos comerciales para hacer compras ficticias de muebles y canjear por dinero en efectivo con los propietarios de dichas empresas.

Las autoridades aseguraron que cuentan con pruebas documentales, periciales, testimoniales y materiales que les permitirán demostrar los hechos imputados.