Los Piratas no habían visto esta versión de Francisco Liriano -- no por tanto tiempo. El Liriano que lanzó por Pittsburgh durante los últimos tres años era consistente, fiable y, más que nada, eficaz.

Ese no ha sido el caso para el dominicano últimamente. El lunes, el zurdo le permitió cinco carreras (cuatro limpias) a los Dodgers y otorgó cinco boletos en 4.1 innings de labor. Con dicha actuación, su efectividad empeoró a 5.33 -- una cifra no digna de un lanzador que del 2013 al 2015 tuvo promedio de carreras limpias de 3.26.

Este Liriano, quien lleva marca de 1-7 y efectividad de 6.61 en sus últimas ocho aperturas, se asemeja más al serpentinero que los Piratas ayudaron a revivir luego de dos temporadas tumultuosas con los Mellizos y los Medias Blancas.

¿Cómo pueden los Piratas volver a encaminar a Liriano? Dado que el as Gerrit Cole se encuentra fuera de acción debido a un tirón en el tríceps derecho, a los Bucaneros les urge que Liriano, quien fue su abridor en el Día Inaugural, recupere la forma.

"Las cosas no están saliendo como él quiere ni como nosotros queremos cuando está en la lomita", dijo el capataz de los Piratas, Clint Hurdle, acerca de Liriano. "Nada cultiva confianza en un jugador como el éxito, así que tenemos que buscar más respuestas para ayudarlo a hallar el éxito".

Con ese fin, Liriano dice que ha estado viendo video y trabajando hasta el cansancio entre aperturas con el coach de pitcheo de los Bucaneros, Ray Searage.

"He estado [en esta situación] antes", dijo Liriano. "Simplemente tengo que mantenerme positivo y seguir trabajando".

En el clubhouse, los Piratas siguen elogiando es esfuerzo de Liriano y aseguran confiar que el zurdo logrará salir del bache en el que se encuentra.

"En cuanto caiga en su lugar, va a ser bien divertido. Sabemos que está bien cerca", dijo el relevista de Pittsburgh, Jared Hughes. "Todos creemos en Frankie. Sabemos que él es el muchacho que queremos en la lomita".

Los Piratas no han ganado una apertura de Liriano desde el 24 de mayo. El quisqueyano ha completado seis innings en solamente dos de sus seis aperturas desde entonces y ha permitido cuatro carreras o más en cada una de ellas.

"Aún estamos lidiando con el mismo problema", dijo Hurdle. "El comando en general y la falta de consistencia".

¿Cuál es la diferencia entre este año y los últimos tres?

"No estoy consiguiendo tantos swings en blanco como antes, como el año pasado", dijo Liriano. "Necesito ejecutar mejor mis pitcheos y seguir trabajando en mis sesiones del bullpen para tratar de mejorar con respecto a la localización y la mecánica".