Según la Policía Nacional, las muertes de la madrugada de ayer se produjeron por la resistencia que ofreció el presunto grupo de sicarios a la persecución de los agentes. 

La institución afirmó que los caídos utilizaron como escudos humanos a  seis menores de edad, mientras se refugiaban en una casa del sector Jerusalén, kilómetro 5 de la carretera Piedra Blanca-Maimón, provincia Monseñor Nouel.

Los fallecidos por las balas de los policías son José Aurelio Ovalles (alias Maicol), de 35 años, y otro identificado como José, explicó la Policía, que aseguró que contaba con una orden de detención emitida  en Santiago.

En el lado contrario, perdió la vida el raso Franklin Reyes, de la  Unidad Swat, quien falleció mientras recibía atenciones médicas en Santiago.

La entidad dijo que a los integrantes de dicha banda se le atribuyen múltiples hechos criminales en la zona del Cibao, incluyendo el asesinato de una mujer, cuyo cadáver quemaron posteriormente.

La policía indicó que le ocupó al grupo tres pistolas, dos fusiles, varios cargadores, una balanza, 50 gramos de un polvo blanco que se presume es cocaína, un carro Honda Accord, rojo vino, año 2008, y otras evidencias.

Los fusiles ocupados son el M16, A-1, número RRR25, con cuatro cargadores de 30 cápsulas y AK-47, número 41-126584. Mientras que las pistolas ocupadas son la Glock 19, FV169, con un cargador de 30 cápsulas; la Smith & Wesson, serie A827713, con un cargador de 15 cápsulas y una calibre 9 milímetros, de marca y numeración ilegibles. Así mismo informa que encontró tres miras telescópicas para fusiles.

Máximo Báez Aybar, vocero policial, resaltó que hasta el momento hay seis personas detenidas, tres mujeres que se encontraban  en la vivienda y tres hombres que probablemente forman parte de la banda, capturados en otra zona de la ciudad.

Indicó en su cuenta de twitter que las actividades de investigación continúan en la región del Cibao, tras los remanentes de la banda.